01/02/2024 2 articles strategic-culture.su  14 min 🇪🇸 #241998

Una nueva y verdadera Primavera Árabe

🇬🇧 🇸🇹

Eduardo Vasco

Hay un proceso revolucionario en marcha en Oriente Medio, cuyo detonante fue el inicio de la Operación Tormenta de al-Aqsa el 7 de octubre de 2023.

Escríbenos: infostrategic-culture.su

Hay un proceso revolucionario en marcha en Oriente Medio, cuyo detonante fue el inicio de la Operación Tormenta de al-Aqsa el 7 de octubre de 2023, y que se está extendiendo por toda la región a medida que el genocidio de Israel en Gaza genera respuestas ejemplares por parte del Eje de Resistencia.

El último levantamiento popular importante y generalizado en la región, la Primavera Árabe de 2011, puede repetirse a medida que la situación evolucione hacia rebeliones masivas contra las potencias imperialistas, Israel y sus regímenes vasallos y traidores.

La Primavera Árabe comenzó como una gigantesca revuelta popular contra los regímenes putrefactos del norte de África, la mayoría de ellos vasallos del imperialismo, e incluso derrocó a algunos de ellos, como los de Túnez y Egipto (donde los populares Hermanos Musulmanes tomaron el poder). Pero, como era un movimiento espontáneo y desorganizado, acabó sucumbiendo a las manipulaciones del imperialismo, que pronto revirtió la mayoría de las conquistas de la Primavera, sacando a los Hermanos Musulmanes del poder y devolviéndole a sus felpudos en Túnez y Egipto, así como a destruyendo Libia y Siria (los dos únicos países donde estalló la Primavera Árabe que no estaban alineados con Estados Unidos).

Esta vez será más difícil para las potencias imperialistas manipular a las masas. A principios de la década pasada, las demandas eran esencialmente económicas y las políticas apuntaban a reformas democráticas y la salida de los gobernantes, sin que, sin embargo, quedara claro cuál era el principal enemigo a combatir: el dominio del imperialismo sobre esos regímenes. Ahora la conciencia popular ha evolucionado y el sentimiento antiimperialista es más fuerte: el pueblo árabe sabe que su necesidad inmediata es liberarse del control imperialista y ésta es su principal lucha.

En los países del Eje de Resistencia el proceso revolucionario es más evidente y está más desarrollado, especialmente en Palestina, donde Hamas y sus aliados imponen una derrota inevitable a los invasores israelíes, pero también en el Líbano y, principalmente, en Irak, donde las la resistencia armada está expulsando a las tropas estadounidenses. En Yemen, los revolucionarios ya están en el poder en parte del país y es cuestión de tiempo que completen la revolución nacional.

Gaza: el cementerio del sionismo

Casi cuatro meses de invasión y genocidio no sirvieron de nada a las tropas israelíes. Según el Wall Street Journal, el 80% de los túneles de Hamás están intactos, lo que significa que la infraestructura de la Resistencia prácticamente no ha sufrido daños, al igual que sus tropas. Tres cuartas partes de los palestinos creen en la victoria, lo que indica una moral muy alta dentro de las fuerzas de la Resistencia.

No se puede decir lo mismo de las fuerzas invasoras. Sus muertes ya rondan las 220, la más alta tasa en la historia de Israel en las guerras contra la Resistencia Palestina: una tasa "histórica", según la definición del Washington Post. A medida que pasa el tiempo, aumenta la agonía de las "Fuerzas de Defensa de Israel" en las  arenas movedizas de Gaza. Estas cifras están aumentando a un ritmo mucho más rápido que al comienzo de las operaciones (incluidos 21 soldados muertos en un solo ataque de Hamás el 23 de enero) y, al mismo tiempo, los invasores están perdiendo las posiciones que ganaron en el norte de Gaza.

Esta situación favorable para las fuerzas que luchan contra Israel en Gaza se debe al apoyo de la población a la guerra revolucionaria. Según un estudio del grupo de Investigación y Desarrollo del Mundo Árabe, ¾ de los palestinos apoyan la Tormenta de al-Aqsa y creen en el papel positivo desempeñado por Hamás. Al menos la mitad de los palestinos también cree que Hamás lucha por su libertad. El Centro Palestino de Investigación Política y de Opinión llegó a la misma conclusión. Una encuesta del Instituto Washington demuestra también que la mayoría de los palestinos apoyan a Hamás y otros grupos de la Resistencia.

Otra encuesta del Barómetro Árabe indica que la Tormenta de al-Aqsa no es el resultado de una actitud aislada de Hamás, sino  de la presión que el pueblo palestino ejerce sobre los líderes de la Resistencia: antes del 7 de octubre, la mayoría de los palestinos criticaban Hamás por no hacer lo suficiente contra la ocupación.

A los aproximadamente 40.000 militantes de Hamás se suman miles de combatientes de la Jihad Islámica, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, el Frente Popular para la Liberación de Palestina - Comando General, el Frente Democrático para la Liberación de Palestina y muchas otras organizaciones involucradas directamente en la lucha contra el ocupante, que forma la Resistencia Palestina. Así, según las cifras reveladas por el ejército israelí, su operación no eliminó ni siquiera el cinco por ciento de los combatientes.

La conciencia política del pueblo palestino está evolucionando rápidamente gracias a las lecciones de la guerra. Según las estadísticas publicadas en The Cradle, sólo el 41% de los palestinos en Gaza tienen una visión positiva de las actitudes de Irán, lo que probablemente significa que esperaban una política más enérgica de Teherán contra Israel y en su protección, ya que el país de los ayatolás es el gran bastión de la lucha antiimperialista y antisionista en Medio Oriente. La popularidad de los hutíes (68%) y Hezbollah (63%) -movimientos populares independientes de la clase dominante-, por ejemplo, es mucho mayor. Sólo el 11% tiene una opinión favorable sobre el papel desempeñado por la ONU.

Pero no fueron sólo los palestinos de a pie quienes elevaron su nivel de conciencia política. Lo mismo puede decirse de la dirección revolucionaria. La Resistencia Palestina no confía en las instituciones internacionales, como la Corte Internacional de Justicia, y sólo acepta el fin de sus actuales operaciones con la retirada total de Israel de Gaza. Israel está cada vez más inclinado a aceptar las condiciones de la Resistencia, dadas las sucesivas derrotas en el campo de batalla y  el espectacular bloqueo económico impuesto por los hutíes.

Una Tercera Intifada a punto de ocurrir en Cisjordania

Todos los periódicos que cubren los acontecimientos en la zona admiten que se está gestando una Tercera Intifada en Cisjordania. Las acciones de Israel, como la asfixia económica, el corte de la colaboración con la Autoridad Palestina y la expansión de las actividades de los colonos, están inflamando el ánimo de los habitantes de Cisjordania, así como, principalmente, las operaciones de los soldados que invaden hogares, ejecutan a jóvenes y secuestran a residentes para llevarlos a prisiones israelíes. Desde el 7 de octubre, 6.330 palestinos de Cisjordania han sido secuestrados y detenidos en mazmorras israelíes.

Allí también está presente la Resistencia Palestina, luchando contra las tropas israelíes que lanzan incursiones para reprimir y perseguir a los habitantes. Las propias autoridades israelíes están preocupadas por el deterioro de las condiciones en Cisjordania y la reducción de la popularidad de la Autoridad Palestina debido a la intensa crisis económica y al altísimo desempleo. De hecho, la Autoridad Palestina es, literalmente, una agencia gubernamental de Tel Aviv, ya que los salarios de los propios miembros de la Autoridad Palestina los paga Israel. La Autoridad Palestina es una autoridad sólo de nombre, ya que el 92% de los ciudadanos de Cisjordania quieren que Mahmoud Abbas dimita y el 60% quiere su abolición, según el Centro Palestino de Política e Investigación de Opinión. El apoyo a Hamás está creciendo entre los residentes de Cisjordania.

Amos Harel, columnista militar de Haaretz, confirma esta evaluación: "La Autoridad Palestina, a pesar de todo lo que está sucediendo en Gaza, todavía mantiene un cierto grado de coordinación de seguridad con Israel y todavía detiene ocasionalmente a activistas de Hamás y de la Jihad Islámica en su territorio. En las circunstancias actuales, esto no durará mucho y podría provocar una explosión que arrasará con los activistas armados de Fatah y las fuerzas de seguridad".

La desconfianza en las instituciones y gobiernos internacionales es incluso mayor que en Gaza: un minúsculo 3% tiene una visión positiva de las actitudes de la ONU y un 30% de las actitudes de Irán, mientras que la tasa es del 39% para Hezbolá y para los hutíes de un asombroso 89%.

Un ex alto funcionario de inteligencia israelí, Shalom Ben Hanan, dijo al Wall Street Journal que el sentimiento de revuelta en Cisjordania está en su nivel más alto desde la Segunda Intifada en 2000, y que este sentimiento se hace más fuerte cada día, generando advertencias de los servicios de espionaje israelíes de inminentes ataques al estilo de la Tormenta de al-Aqsa. Las autoridades de seguridad admiten que Cisjordania está "al borde de la explosión".

El pueblo palestino ya ha superado la fase de revueltas desorganizadas. La Resistencia está más articulada, unida y preparada que nunca. La Autoridad Palestina intenta contener a las masas en Cisjordania, pero esto es cada vez más imposible. Sólo controla al gobierno, mientras que el pueblo se pone del lado de Hamás y la resistencia armada.

El ejército popular libanés va a la guerra

Las fuerzas israelíes consideran que la probabilidad de una guerra con Hezbolá es muy alta y si eso sucede, nadie piensa que Israel saldrá victorioso - al contrario, podría sufrir hasta 15 mil bajas.

Hezbolá tiene una infraestructura inmensamente mayor que Hamás, con 100.000 milicianos y 150.000 misiles apuntados a Israel, y ya ha derrotado a la entidad sionista dos veces, en 2000 y 2006.

Es un verdadero ejército popular. El Partido de Dios constituye, en la práctica, un poder paralelo cuya legitimidad y popularidad son mucho mayores que las del propio gobierno libanés. Y su popularidad está creciendo, incluso entre sunitas y cristianos. Según una investigación del Instituto Washington del 14 de noviembre al 6 de diciembre de 2023, el 93% de los chiítas, el 34% de los suníes y el 29% de los cristianos tienen una visión positiva de Hezbolá. Es muy relevante que, en la encuesta anterior (2020), este índice era del 89% de los chiítas, el 7% de los suníes y el 16% de los cristianos. En otras palabras, el apoyo a Hezbolá (un partido chiita) se quintuplicó entre los suníes y casi se duplicó entre los cristianos.

Otras organizaciones revolucionarias islámicas también son populares entre los libaneses: el 79% de todos los libaneses tienen una visión positiva de Hamás e incluso los Hermanos Musulmanes (que también son suníes) son vistos positivamente por ⅕ de los cristianos, el 45% de los chiítas y el 53% de sunitas.

Además, el sentimiento antiimperialista está directamente relacionado con el apoyo a Hezbolá y la Resistencia Palestina, lo que demuestra que no se trata de una cuestión religiosa, como lo demuestran las estadísticas citadas anteriormente. La mitad de la población cree que el Líbano debería abandonar Estados Unidos por socios como Rusia y China, en comparación con ⅓ dos años antes.

La investigación también señala no sólo un sentimiento genérico de apoyo a la Resistencia y rechazo al imperialismo, sino también un apoyo a la lucha armada por la liberación de las fuerzas opresivas. Cuando se les pregunta, el 75% de los chiítas, el 44% de los suníes y el 24% de los cristianos no están de acuerdo en que la solución al conflicto palestino-israelí sea política y no militar. El porcentaje de cualquiera de estos tres grupos libaneses es superior a los que revelan las encuestas del mismo instituto en Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Kuwait, Qatar, Egipto y Jordania, donde el porcentaje de quienes no están de acuerdo con que la solución sea político y no militar es mucho menor. En total, alrededor del 47% de los libaneses no está de acuerdo y el 53% cree que la solución es política y no militar, que consiste en un empate técnico.

Esto muestra que la revolución se está desarrollando en uno de los países mejor preparados para la lucha de liberación nacional en el Medio Oriente.

¿Una repetición de la revolución talibán?

Los ataques de la resistencia iraquí contra bases militares estadounidenses dentro del país son diarios. Estados Unidos todavía mantiene alrededor de 2.500 soldados estacionados en Irak y estas fuerzas de ocupación, cuya presencia es en sí misma un ataque a la soberanía nacional del país, están bombardeando a los propios ciudadanos iraquíes.

Por lo tanto, los ataques diarios de la resistencia a las bases estadounidenses aumentan la popularidad de la resistencia armada y, junto con las represalias estadounidenses, generaron presión sobre el gobierno para que pusiera fin a la ocupación. El gobierno ha tomado medidas tímidas a este respecto, pero si la situación continúa empeorando y Estados Unidos tarda en retirarse, podría ser expulsado por la fuerza como en Afganistán, y no hay indicios de que los gobiernos de Estados Unidos e Irak vayan a aceptar retirar a las tropas occidentales en el corto plazo, pero esto podría llevar años.

El gobierno actual es resultado de la ocupación estadounidense y, por tanto, está comprometido con Estados Unidos, incluso tras acercarse a Irán en los últimos años. Por eso la medida de expulsión es tímida: las autoridades no quieren expulsar a los EE.UU. de una vez por todas porque dependen en cierta medida de los EE.UU. para controlar el país. Si Estados Unidos es expulsado por obra directa de la resistencia, este gobierno se debilitará y puede caer y los grupos de resistencia tomarán el poder, lo cual es mucho peor para Estados Unidos que mantener el gobierno actual.

La declaración del Movimiento Al-Nujaba de la resistencia iraquí prueba este análisis: "la resistencia tiene una visión integrada de la presencia estadounidense en todas sus formas y una visión clara de su independencia y liberación de la dependencia estadounidense. La resistencia, incluso si se completa la expulsión militar del ocupante, no está ausente de su influencia y dominio en las articulaciones del Estado".

La resistencia, al igual que en el Líbano, tiene representantes en el parlamento. El líder del movimiento Hoquq, Hussein Mouanes, pertenece a la mayoría parlamentaria que aprobó la retirada de las tropas hace cuatro años. Hasta ahora no se ha hecho nada al respecto, lo que demuestra que el gobierno iraquí tiene miedo de seguir adelante con esto, bajo la presión de los Estados Unidos. Declaró que después de la expulsión de las fuerzas imperialistas, Irak debe formar una alianza regional contra Israel.

La aceptación (al menos formal) de una retirada estadounidense es un resultado directo de las acciones de la resistencia, lo que demuestra que sólo la guerra de liberación nacional puede liberar al pueblo. La guerra, como enseñó Clausewitz, resuelve lo que no se puede resolver mediante la política y la diplomacia. Y como dijo la resistencia iraquí en un comunicado, el imperialismo "sólo entiende el lenguaje de la fuerza". La resistencia ha asegurado que no cesará en sus ataques sólo porque EE.UU. haya declarado formalmente que acepta salir del país, porque sabe que no se puede confiar en la palabra del Tío Sam. Ella dio a entender (tal vez no tanto) que podría incluso derrocar al gobierno si no cumple plenamente con las demandas de retirar las tropas y aviones no tripulados occidentales, poner fin a la presencia de oficiales estadounidenses y entregar el control del Comando de Operaciones Conjuntas a los iraquíes. Si el gobierno protege a los invasores, será "una traición histórica a Irak y a la sangre de sus mártires", informa al-Mayadeen.

Por lo tanto, la conciliación del gobierno con Estados Unidos y su renuncia a retirar inmediatamente las tropas imperialistas está polarizando la política iraquí y aumentando las contradicciones con las fuerzas de resistencia popular. La presión sobre el gobierno aumentará cada día que pase. La resistencia no quiere ningún diálogo con los ocupantes, a diferencia del gobierno.

Los iraquíes pueden recurrir a precedentes recientes: la expulsión de las fuerzas estadounidenses de Afganistán en 2021 y de las fuerzas francesas de Mali y Burkina Faso en 2022 y de Níger en 2023. Estos cuatro ejemplos fueron impulsados por movimientos armados que derrocaron a gobiernos colaboracionistas.

Las acciones de la resistencia iraquí también podrían conducir a la retirada de las tropas estadounidenses de Siria. Hasta ahora se han llevado a cabo más de 150 ataques contra fuerzas estadounidenses en Irak y Siria; en este último, la mayoría de los ataques también fueron llevados a cabo por la resistencia iraquí. Hay alrededor de 900 soldados estadounidenses en Siria, robando su petróleo, y parecen estar evacuando algunas bases, según informes de prensa.

El riesgo de mantener tropas en Siria ha sido demasiado alto y Estados Unidos podría retirarse, según fuentes de Foreign Policy. Pero esto difícilmente sucederá en el corto plazo. Por lo tanto, si la resistencia desaloja por la fuerza a las tropas de ocupación en Irak, esto probablemente obligará a una retirada inmediata de Estados Unidos de Siria.

La expulsión de Estados Unidos en Siria conducirá a la derrota de los grupos apoyados por Washington y posiblemente a un acuerdo para que Turquía también abandone el país, ratificando Siria bajo el control de Bashar al-Assad, lo que naturalmente fortalecerá el Eje de Resistencia. Más que eso: las fuerzas revolucionarias de resistencia armada y popular tendrán un enorme poder de presión sobre el régimen de Assad, empujándolo hacia una política más radical que la actual, que es conservadora. De lo contrario, podría perder el apoyo de la población e incluso caer debido a la movilización popular.

 strategic-culture.su

 Commenter

Articles enfants
07/02/2024 strategic-culture.su  12 min 🇪🇸 #242366

Una nueva y verdadera Primavera Árabe

Una nueva y verdadera Primavera Árabe - Parte 2

Eduardo Vasco

La primavera es la temporada de floración. Incluso para los pueblos árabe e islámico, que están cada vez más unidos en su lucha revolucionaria por la liberación nacional.

El Arab Center for Research and Policy Studies entrevistó a 8.000 personas entre el 12 de diciembre de 2023 y el 5 de enero de 2024 en 16 países árabes (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Yemen, Omán, Qatar, Kuwait, Arabia Saudita, Irak, Jordania, Líbano y Cisjordania) y reveló a principios de enero que el 89% considera legítimos los ataques del 7 de octubre y sólo el 5% los considera ilegítimos.