07/02/2024 strategic-culture.su  12 min 🇪🇸 #242366

Una nueva y verdadera Primavera Árabe

Una nueva y verdadera Primavera Árabe - Parte 2

🇬🇧 🇸🇹

Eduardo Vasco

La primavera es la temporada de floración. Incluso para los pueblos árabe e islámico, que están cada vez más unidos en su lucha revolucionaria por la liberación nacional.

El  Arab Center for Research and Policy Studies entrevistó a 8.000 personas entre el 12 de diciembre de 2023 y el 5 de enero de 2024 en 16 países árabes (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Yemen, Omán, Qatar, Kuwait, Arabia Saudita, Irak, Jordania, Líbano y Cisjordania) y reveló a principios de enero que el 89% considera legítimos los ataques del 7 de octubre y sólo el 5% los considera ilegítimos.

  • Además, el 69% expresa su apoyo a Hamás, el 94% considera negativa la posición de Estados Unidos sobre el conflicto y el 79%, 78% y 75% considera negativas las posiciones de Francia, Reino Unido y Alemania, respectivamente. Además, el 76% dijo que su opinión sobre Estados Unidos después del genocidio en Gaza se ha vuelto más negativa y el 81% no cree que Estados Unidos realmente apoye el establecimiento de un Estado palestino;

  • El 51% piensa que Estados Unidos es la principal amenaza a su seguridad, mientras que el 26% piensa que es Israel;

  • El 92% piensa que la cuestión palestina es un problema de todos los árabes, no sólo de los palestinos. Se trata de la tasa más alta desde que comenzaron las encuestas de opinión en 2011. A finales de 2022, el porcentaje era del 76%. En Marruecos, el índice aumentó del 59% en 2022 al 95% actual, en Egipto del 75% al 94%, en Sudán del 68% al 91% y en Arabia Saudita del 69% al 95%;

  • El 89% de los árabes rechaza el reconocimiento de Israel como Estado, mientras que en 2022 eran el 84%, y sólo el 4% apoya este reconocimiento. En Arabia Saudita, este índice aumentó del 38% en 2022 al 68% actual, en Marruecos del 67% al 78% y en Sudán del 72% al 81%.

A partir de estos datos, se puede garantizar con seguridad que: 1) existe un inmenso apoyo entre los árabes a la lucha armada contra Israel; 2) consideran a las potencias imperialistas como enemigos y 3) creen en una lucha unificada contra el imperialismo y el sionismo.

Ahora veamos un poco más de cerca la situación objetiva y subjetiva en algunos países clave.

La ambivalencia de Erdogan

Turquía no es un país árabe, por lo que no aparece en la encusta. Pero una encuesta realizada en octubre, es decir, cuando la "barbarie terrorista" de Hamás era aún más evidente que la verdadera barbarie terrorista, la de Israel, mostró que poco más del 11% de los turcos apoyaban a Hamás. Aunque esto parezca poco para un país musulmán, es necesario recordar que el nuevo genocidio apenas había comenzado y que Turquía tiene una larga historia de alineación con Occidente (incluido ser miembro de la OTAN) y con Israel (fue el primer país musulmán en reconocer a Israel como Estado, un año después de su creación, en 1949). Aun así, esta tasa es casi cuatro veces mayor que la de los turcos que apoyan a Israel. Desde entonces, ha habido enormes manifestaciones antiisraelíes y antiestadounidenses frente a instalaciones militares estadounidenses y de la OTAN.

El investigador Asli Aydintasbas, en una entrevista con el Centro Israel-Gaza para la Política de Oriente Medio, dice que el pueblo turco tiene "completa simpatía" por los palestinos y cita una encuesta del instituto Metropoll, que informa que dos tercios de los turcos no consideran a Hamás como una organización terrorista. Según él, ya nadie critica a Hamás por los atentados del 7 de octubre y los ciudadanos de a pie ven claramente quiénes son los opresores y quiénes son los oprimidos en este conflicto, al mismo tiempo que crece el repudio a Estados Unidos como patrocinador de los genocidas israelíes.

Recep Tayyip Erdogan sabe que si no muestra apoyo público (aunque sólo sea de forma propagandística) al pueblo palestino, perderá apoyo dentro de Turquía. De ahí el fuerte apoyo del gobierno turco a la propaganda antiisraelí, lo que le otorga un aumento de popularidad de cara a las elecciones municipales de este año y un mayor poder en las negociaciones con Occidente. Pero al mismo tiempo que intenta beneficiarse de la movilización entre el pueblo turco, su propaganda la alienta y si no toma acciones concretas a favor de los palestinos y contra los EE.UU. e Israel, podría ser absorbido si las masas se radicalizan.

Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos en la cuerda floja

La encuesta mencionada al principio de este artículo muestra que, en sólo un año, la percepción del pueblo saudita de que la cuestión palestina también les concierne aumentó en un 26%, alcanzando la opinión del 95% de los sauditas. Al mismo tiempo, el rechazo al reconocimiento del Estado de Israel aumentó en un 30%, siendo la opinión de 2/3 de la población del reino.

La monarquía saudí está siendo muy cautelosa en la situación actual, no está segura de apoyar las acciones de la coalición estadounidense-británica en el Mar Rojo contra los hutíes y de sabotear el bloqueo mediante el transporte terrestre, debido a la total impopularidad de estas medidas a nivel nacional. Una encuesta del Washington Institute es aún más reveladora de la difícil situación en la que se encuentra Mohammed Bin Salman: el 96% de los sauditas quiere una ruptura inmediata de las relaciones con Israel y el 91% piensa que la tormenta de Al Aqsa "es una victoria para los palestinos, los árabes y los musulmanes".

Además, MBS se balancea en la cuerda floja, presionado externamente por dos lados contra Israel (las naciones árabes y sus nuevos aliados BRICS) y por un lado contra Palestina (por Estados Unidos e Israel, con los que sigue siendo muy cercano).

Como se trata de una tiranía absoluta, la presión popular interna no queda expuesta en manifestaciones masivas ni en una amplia propaganda militante, como en algunos países de la región. Pero no hay duda de que esta presión sobre el régimen existe, y también existe una alta probabilidad de una reorganización silenciosa de los Hermanos Musulmanes dentro del país (donde están prohibidos y perseguidos) frente al muy fuerte sentimiento propalestino del pueblo saudí.

En una situación similar se encuentran los Emiratos Árabes Unidos, que también consideran a los Hermanos Musulmanes un grupo terrorista y donde podrían ser un factor de desestabilización del régimen reaccionario.

Los Emiratos Árabes Unidos son un títere de Estados Unidos en la región y han trabajado para sabotear el bloqueo económico de Israel en el Mar Rojo, pero al mismo tiempo ahora son miembros de los BRICS y están bajo presión interna de su población, que apoya a Palestina. Los Emiratos pidieron a Estados Unidos un alto el fuego inmediato en la ONU, alegando que la continuación de la guerra expandirá el "extremismo y el terrorismo" en Medio Oriente, lo que demuestra su preocupación por un levantamiento interno.

Foreign Affairs afirma que las relaciones de Israel con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein se están viendo afectadas y que los Estados árabes que se han puesto del lado de Israel son un objetivo indirecto de la Operación Tormenta de Al-Aqsa, ya que no hay manera de ponerse del lado de Palestina siendo un aliado de Israel, especialmente para un árabe. La publicación indica que el genocidio en Gaza hace que la opinión pública de estos dos países desconfíe de sus gobiernos, y pocas personas en estos dos países están en contra de Hamás.

Una posible desintegración de la dictadura de al-Sisi

Abdel Fatah al-Sisi es responsable del régimen más reaccionario que ha tenido Egipto desde su independencia del Imperio Británico. Uno de los principales objetivos de la brutal dictadura militar que usurpó el poder en 2013, aplastando a un gobierno democrático y popular nacido de la Primavera Árabe en 2011, es precisamente evitar que se produzcan protestas populares similares a las que derrocaron al títere estadounidense-israelí Hosni Mubarak.

Al-Sisi eliminó a la oposición, tanto de los Hermanos Musulmanes como laica, mediante oleadas de detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales. Los Hermanos Musulmanes siempre han gozado de una enorme popularidad en el país, particularmente desde el momento en que los sucesores de Gamal Abdel Nasser se vendieron a Israel en los Acuerdos de Camp David.

La dictadura egipcia es enemiga de la Resistencia Palestina porque, además de que Egipto es un títere de Israel, Hamás es la rama palestina de los Hermanos Musulmanes. El gobierno egipcio es uno de los más reaccionarios de toda la región e irreconciliable con el pueblo que lucha por la liberación del yugo imperialista y sionista.

Los egipcios no pueden soportar la brutal opresión de una dictadura militar títere de Estados Unidos e Israel. Maged Mandour, autor del libro "Egipto bajo el-Sisi: una nación al límite", afirma, en un artículo para el Middle East Monitor, que una nueva revuelta popular (que al-Sisi tanto quería evitar) es "algo cada vez más probable en medio del empeoramiento de la crisis económica" y que esta revuelta podría incluso conducir a "la desintegración del aparato represivo del régimen", que es su principal pilar de apoyo.

La deuda de Egipto con el FMI es la segunda más grande del mundo, sólo detrás de la deuda de Argentina. En el país sudamericano, la población ya quiere derrocar la protodictadura de Javier Milei debido a su política abiertamente vende patria. En Egipto, además de la entrega de la economía y la dictadura militar, hay colaboración con Israel en el genocidio de los palestinos, contrariamente a la opinión del 94% de los egipcios, que ven la lucha palestina como una lucha común a ellos -un aumento de casi 20% en un año.

Los bahreiníes están furiosos con su gobierno

El gobierno de Bahréin tuvo el descaro de ser el único país árabe que participó oficialmente en las operaciones occidentales en el Mar Rojo contra los hutíes y los palestinos. No es difícil imaginar que esto generó un sentimiento de revuelta entre la población. Como también es una dictadura, hasta el momento esta revuelta aún no se ha expresado en exhortaciones públicas para derrocar al régimen títere de Estados Unidos e Israel, pero eso no significa que sea imposible que esto suceda.

Con frecuencia se producen manifestaciones callejeras en apoyo de Palestina, en contra de la política gubernamental. Condenan la normalización de relaciones con Israel, exigen la expulsión del embajador israelí y el cierre de su embajada, el fin de la presencia militar de la quinta flota de la Armada estadounidense, además de demostrar apoyo a Hezbolá y los hutíes.

Sintiendo la presión popular, los diputados también comenzaron a presionar al gobierno para que pusiera fin a las relaciones diplomáticas con Israel. La postura del régimen sobre el genocidio en Gaza es una "traición a la causa palestina", afirmó uno de los líderes de la Sociedad Nacional Islámica al-Wefaq, la principal organización de oposición.

Una revolución internacional

En Medio Oriente, Estados Unidos mantiene bases militares en toda una masa de tierra que conecta Turquía al norte, Egipto al oeste, Irak al este y Omán al sur, totalizando 12 países (incluida la Palestina ocupada). Ya están siendo atacados a diario en Irak y Siria. La resistencia iraquí también atacó una base en Jordania, eliminando a tres soldados estadounidenses. Por lo tanto, los gobiernos iraquí (en mayor medida) y jordano (en menor medida), así como el sirio, están bajo una enorme presión para expulsar a las tropas estadounidenses.

Si las fuerzas del Eje de Resistencia comienzan a atacar también bases estadounidenses en otros países (donde la opinión pública es radicalmente antiestadounidense y propalestina), esto podría obligar a los gobiernos de esos países a comprometerse a una retirada de las tropas estadounidenses, como está sucediendo en Irak. Y, al igual que en Irak, esto debilitaría a esos mismos gobiernos, que cuentan en gran medida con el apoyo del poder imperialista.

Al mismo tiempo que los gobiernos que colaboran con el imperialismo y el sionismo son impopulares y sufren una gran presión por parte de su pueblo, ese mismo pueblo también está influenciado por los ejemplos heroicos del Eje de Resistencia.

La popularidad de los hutíes, que ya era grande, no ha hecho más que aumentar desde el inicio del bloqueo del Mar Rojo. El pueblo está armado y en las calles, y después de esta etapa de la guerra deberán centrarse en apoderarse del resto de Yemen. Sólo controlan el 30% del país, pero ahí es donde vive la mayoría de la población yemení. En otros países, los hutíes también se han vuelto muy populares y los grupos que reivindican la lucha de los hutíes tienden a tener más seguidores. El internacionalismo de los hutíes es realmente conmovedor, tanto en acciones como en palabras: "La sangre yemení no es más valiosa que la sangre palestina", afirmó el Ministro de Información de Saná, Dhaif Allah al-Shami, en una declaración que expresa el noble sentimiento revolucionario en oposición a las traiciones de los gobiernos árabes a la causa palestina.

Sayyed Abdul Malik al-Houthi, líder de Ansarullah, desaprobó la colaboración de los regímenes árabes y musulmanes con el enemigo y llamó a la unidad de Palestina. En el mismo sentido, el portavoz de las Brigadas Al Quds, de la Yihad Islámica Palestina, también condenó este colaboracionismo: "¿Qué le dirán a Dios cuando les pregunte por qué hicieron esto?".

Los árabes y los musulmanes se consideran una única y gran nación. Se trata realmente de una división artificial llevada a cabo por Inglaterra y Francia tras la Primera Guerra Mundial. Son un pueblo que fue dividido para que las potencias coloniales pudieran reinar sobre ellos, para debilitarlos. Pero el sentimiento de unidad y de pertenencia a una única nación no ha sido aniquilado, al contrario: se fortalece. Los gobiernos árabes cometen un grave error al no responder a las demandas de sus pueblos de ayudar a los palestinos. El llamado internacionalista de los heroicos revolucionarios hutíes, que se han convertido en ídolos populares en toda la región, a sacrificar sus propias vidas para defender Palestina resuena con fuerza en toda la gran nación islámica. La tendencia es que movimientos revolucionarios como Ansarullah o Hamas surjan o se vuelvan populares en todos los países árabes.

El portavoz de las brigadas iraquíes de Hezbollah, Jaafar al-Husseini, dijo a al-Mayadeen que el Eje de Resistencia se ha vuelto más cohesivo y tiene una visión y un trabajo claros, que no permitirán que Israel y sus aliados toquen a ningún país musulmán, que en los próximos años este eje se expandirá hacia el este de Asia y el Cáucaso y la batalla contra los estadounidenses continuará después de la tormenta de Al Aqsa.

Es un levantamiento armado de la población de esa enorme región contra las fuerzas de ocupación imperialistas. Todo esto es reflejo de dos grandes revoluciones nacionales: la de 1979 en Irán, que aún después de 45 años resalta su importancia e influencia, y la de 2021 en Afganistán, donde las tropas imperialistas fueron expulsadas debido al levantamiento popular. En Afganistán y Yemen, cuya revolución de una década derrotó a la coalición anglo-saudí, la gente sigue teniendo armas en sus manos. Ésta es una ventaja decisiva que los pueblos de Oriente Medio y Asia Central tienen sobre el resto del mundo: en varios países están armados.

Estados Unidos y Europa temen tanto una guerra ampliada como los levantamientos populares. Por eso presionan a Israel para que reduzca las matanzas, a pesar de que la industria armamentista insiste en la guerra. Y esta insistencia puede resultar muy costosa.

William Burns, director de la CIA, en el último número de Foreign Affairs no deja ninguna duda al respecto: "He pasado gran parte de las últimas cuatro décadas trabajando en Oriente Medio o en cuestiones relacionadas con Oriente Medio, y pocas veces lo he visto más complicado o explosivo [como ahora]".

La primavera comienza en marzo en Oriente Medio y el norte de África. Es la temporada de floración. Incluso para los pueblos árabe e islámico, que están cada vez más unidos en su lucha revolucionaria por la liberación nacional.

 strategic-culture.su

 Commenter