13/02/2024 strategic-culture.su  7 min 🇪🇸 #242778

El plan Biden-Schumer para matar a más ucranianos

Los 61.000 millones de dólares no supondrán ninguna diferencia en el campo de batalla, salvo prolongar la guerra, las decenas de miles de muertos y la destrucción física de Ucrania, escribe Jeffrey Sachs.

Jeffrey D. SACHS

Escríbenos: infostrategic-culture.su

El presidente Joe Biden se niega a retirar una mano perdedora mientras apuesta con las vidas ucranianas y el dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Biden y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, proponen dilapidar las vidas de decenas de miles de ucranianos más y 61.000 millones de dólares de fondos federales para mantener oculto el desastroso fracaso de la política exterior de Biden hasta después de las elecciones de noviembre.

Los 61.000 millones de dólares no supondrán ninguna diferencia en el campo de batalla, salvo prolongar la guerra, las decenas de miles de muertes y la destrucción física de Ucrania. No «salvará» a Ucrania. La seguridad de Ucrania sólo puede lograrse en la mesa de negociaciones, no mediante un fantasioso triunfo militar sobre Rusia.

Sesenta y un mil millones no son nada. Este desembolso, peor que inútil, superaría los presupuestos combinados del Departamento de Trabajo, la Agencia de Protección Medioambiental, la Fundación Nacional de la Ciencia y el programa de nutrición para Mujeres, Bebés y Niños de Estados Unidos.

Este mes, hace casi exactamente 10 años, Biden hizo mucho para encaminar a Ucrania hacia el desastre. Esto es bien conocido por quienes han examinado detenidamente los hechos, pero la Casa Blanca, los demócratas del Senado y los principales medios de comunicación que respaldan a Biden lo mantienen oculto. Anteriormente he proporcionado una cronología detallada, con hipervínculos,  aquí.

En 1990, el presidente George H. W. Bush, padre, y su homólogo alemán, el canciller Helmut Kohl, prometieron al presidente soviético Mijaíl Gorbachov que la OTAN no se expandiría hacia el este si la Unión Soviética aceptaba la reunificación alemana. Cuando la Unión Soviética se disolvió en diciembre de 1991, con Rusia como Estado sucesor, los dirigentes estadounidenses decidieron incumplir la promesa.

El presidente Bill Clinton inició la expansión de la OTAN a pesar de la clamorosa oposición de altos diplomáticos como George Kennan y de la oposición de su propio secretario de Defensa, William Perry.

En 1997, Zbigniew Brzezinski subió la apuesta, con un plan para que la OTAN se expandiera hasta Ucrania. Escribió célebremente que sin Ucrania, Rusia dejaría de ser una gran potencia.

Los dirigentes rusos han dejado claro en repetidas ocasiones que la expansión de la OTAN a Ucrania es, comprensiblemente, la más roja de las líneas rojas rusas. En 2007, el presidente Vladmir Putin declaró que la ampliación de la OTAN hasta esa fecha era un engaño a la promesa de 1990, y que no debía ir más allá. A pesar de estas claras advertencias, incluso de sus propios diplomáticos, George W. Bush Jr. se comprometió en 2008 a ampliar la OTAN a Ucrania y Georgia para rodear a Rusia en el Mar Negro.

William Burns, ahora director de la C.I.A., y entonces embajador de EEUU en Rusia, escribió un famoso memorándum titulado «Nyet significa Nyet», en el que explicaba que la oposición de Rusia a la ampliación de la OTAN abarcaba todo el espectro político ruso.

La mayoría de los propios ucranianos también estaban firmemente en contra del plan, y preferían la neutralidad a la pertenencia a la OTAN. La Rada ucraniana declaró la soberanía estatal de Ucrania en 1990 sobre la base de convertirse en «un Estado permanentemente neutral». En 2009, el pueblo ucraniano eligió a Víktor Yanukóvich, que se presentó con una plataforma de neutralidad.

A principios de 2014, Estados Unidos decidió ayudar a derrocar a Yanukóvich mediante un golpe de Estado. Se trataba del procedimiento habitual del Estado Profundo estadounidense, utilizado en docenas de ocasiones en todo el mundo.

La CIA, la Fundación Nacional para la Democracia, USAID y ONG como la Fundación Sociedad Abierta se pusieron a trabajar en Ucrania. La persona clave era  Victoria Nuland, que primero fue asesora adjunta principal de Richard Cheney en política exterior, luego embajadora de George Bush Jr. ante la OTAN, más tarde portavoz de Hillary Clinton y, en 2014, subsecretaria de Estado.

Esta vez, los rusos captaron la conspiración en una grabación, en  una llamada interceptada entre Nuland y el embajador estadounidense en Ucrania, Geoffrey Pyatt (ahora subsecretario de Estado).

Nuland explica a Pyatt que el vicepresidente Joe Biden ayudará a elegir y cimentar el gobierno posterior al golpe. El equipo de Ucrania de 2014, formado por Biden, Nuland, Jake Sullivan (entonces y ahora asesor de seguridad nacional de Biden), Geoffrey Pyatt y Antony Blinken (entonces viceconsejero de seguridad nacional), sigue siendo el equipo de Ucrania en la actualidad.

Es un equipo de chapuceros. Pensaron que el derrocamiento de Yanukóvich daría paso rápidamente a la expansión de la OTAN. En lugar de ello, los rusos étnicos de Ucrania rechazaron virulentamente el gobierno rusófobo posterior al golpe que instaló Nuland, y pidieron la autonomía de las regiones étnicamente rusas. En un referéndum, Crimea votó abrumadoramente a favor de unirse a Rusia.

Obama, Biden y su equipo armaron al gobierno posgolpista para que atacara a las regiones étnicamente rusas, pensando que sería su fin. Sin embargo, las regiones se resistieron.

Ucrania y las regiones separatistas firmaron los Acuerdos de Minsk para poner fin a los combates y dar autonomía constitucional a la región étnicamente rusa de Donbass. El acuerdo de Minsk II fue respaldado por el Consejo de Seguridad de la ONU, pero Estados Unidos acordó en privado con el gobierno ucraniano que estaba bien ignorarlo.

En 2021, tras siete años de combates y más de 14.000 muertos en el Donbass, Putin pidió al recién elegido presidente Biden que detuviera la ampliación de la OTAN y entablara negociaciones con Rusia sobre acuerdos de seguridad mutua. Biden rechazó el llamamiento de Putin para poner fin a la ampliación de la OTAN a Ucrania.

En febrero de 2022, Putin lanzó la invasión de la Operación Militar Especial (OME) para empujar a Ucrania a la mesa de negociaciones.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, pidió inmediatamente negociaciones basadas en la neutralidad de Ucrania. En el plazo de un mes, Ucrania y Rusia alcanzaron un acuerdo marco para poner fin a los combates, basado en la neutralidad de Ucrania y en el fin de la ampliación de la OTAN a Ucrania. Biden intervino para detener el acuerdo, e informó a Zelensky de que Estados Unidos no apoyaría la neutralidad.

Biden y su equipo tenían aún más trucos fallidos en la manga. Creían firmemente que las sanciones financieras estadounidenses -congelar los activos de Rusia y excluirla del sistema bancario SWIFT- paralizarían la economía rusa y harían que Putin cediera.

De hecho, esperaban que la consiguiente crisis económica lo derrocara. Por supuesto, no ocurrió nada de eso.

Luego esperaban que el armamento de la OTAN derrotara a Rusia en el campo de batalla. Eso tampoco ocurrió. Luego esperaban que la «contraofensiva» de Ucrania en el verano de 2023, respaldada por los planificadores del Pentágono y la CIA, derrotaría a Rusia. En lugar de ello, Ucrania perdió cientos de miles de soldados muertos y heridos, y su material militar quedó destruido.

Toda la guerra, incluida la pérdida de territorio ucraniano, los cientos de miles de bajas ucranianas y el absoluto despilfarro de más de 100.000 millones de dólares del dinero de los contribuyentes estadounidenses hasta la fecha, podría haberse evitado fácilmente.

Ahora, Biden y Schumer quieren arrojar más vidas ucranianas y más decenas de miles de millones de dólares a este clamoroso fracaso. Quieren hacerlo en una votación apresurada, sin ninguna supervisión del Congreso, y mucho menos pública; sin audiencias y sin ninguna estrategia. El hecho es que quieren salvar a Biden de la vergüenza de una década de conspiraciones pueriles y fallidas, al menos hasta las elecciones de noviembre.

Queda una respuesta para la seguridad de Ucrania: diplomacia y neutralidad. Esa solución no cuesta vidas ni dinero. Fue la opción de Ucrania antes del golpe de 2014 y de nuevo en 2022 hasta que Biden la detuvo. Es el camino que Biden y los demócratas del Senado siguen negándose a tomar.

Publicado originalmente por  observatoriodetrabajadores

 strategic-culture.su

 Commenter