01/04/2024 strategic-culture.su  9 min 🇪🇸 #245968

Erkin Öncan: « ¿por qué los gagaúzos están en contra de la Ue? »

Hubo una peculiar reunión en Moscú entre la representante de los gagaúzos de Moldavia y el presidente ruso, ¿qué hay detrás?

Escríbenos: infostrategic-culture.su

Hoy vamos con una traducción al español para Noticias Bravas de un  artículo proveniente del centro de análisis Strategic Culture. El artículo lo firma Erkin Öncan, presentado como "periodista turco especializado en zonas de guerra y movimientos sociales de todo el mundo". Resulta que el presidente ruso, Vladimir Putin se reunió en Sochi con la representante de la autonomía gagaúza, Yevgenia Gutsul.

El contexto introductorio requiere la mención a las provocaciones desde la OTAN para meter a Moldavia en su conflicto de Ucrania como un intermediario en la segunda fila. Así pues, no solo se ha movido la presidente de Moldavia, Maia Sandu (reconocida agente de la Open Society de Soros), sino que también al interior del país europeo también se movió Gagauzia.

La preocupación es clara: Al tiempo que quieren una guerra por transnistria para integrarla en Moldavia y a su vez meter a Moldavia en Rumanía, desde la región autónoma de los gagaúzos temen que estos movimientos conduzcan a la eliminación de su identidad como pueblo distinto al moldavo-rumano. Sin más que añadir, vamos con el artículo escrito desde una perspectiva turca:

Los dirigentes gagaúzos representan una identidad turca alineada con Rusia, con profundos lazos históricos y culturales con el mundo ruso.

En los últimos años, la antigua tensión entre el gobierno moldavo y las regiones autónomas de Transnistria y Gagauzia se ha hecho cada vez más patente.

Las tensiones políticas en Moldavia han aumentado aún más debido al mayor interés de los grupos de reflexión estadounidenses en la región y a la búsqueda de lazos más estrechos con la Unión Europea. Estas tensiones se han visto exacerbadas por el actual conflicto en Ucrania, que se encuentra ya en su tercer año, y por el mayor ejercicio militar de la OTAN desde la Guerra Fría.

Los rumores que circulaban en los medios de comunicación occidentales y turcos de que Transnistria podría unirse a Rusia agravaron la tensión. Posteriormente, la administración de Transnistria pidió formalmente ayuda a Rusia durante su congreso.

En la misma línea, Gagauzia, una región conocida en Turquía pero anteriormente ignorada por los responsables políticos turcos, buscó refugio en Rusia ante las presiones de Chisinau. Una delegación encabezada por la Presidenta de la Región Autónoma de Gagauzia, Evgenia Gutsul, y el Presidente de la Asamblea Popular de Gagauzia, Dmitriy Konstantinov, visitó Moscú y mantuvo conversaciones con Valentina Matviyenko, Presidenta del Consejo de la Federación, la cámara alta del parlamento ruso, así como con el Vicepresidente Konstantin Kosachev.

Durante la reunión, las discusiones se centraron principalmente en la mejora de los lazos comerciales y económicos entre Rusia y Gagauzia. Gutsul hizo hincapié en el deseo de Gagauzia de mantener unas relaciones sólidas con Rusia y en su necesidad de contar con el apoyo constante de la Federación Rusa. También abogó por facilitar el acceso de los productores agrícolas de Gagauzia al mercado ruso.

Nikolay Ivanchuk, Presidente de la Comisión de Economía, Presupuesto y Finanzas y Desarrollo Regional, subrayó la urgente necesidad de apoyo, haciendo hincapié en que el desarrollo de las relaciones con Rusia frente a la presión económica de Chisinau no sólo es importante, sino también crítico para la supervivencia de Gagauzia.

La presidenta moldava, Maia Sandu, anunció recientemente su candidatura a las próximas elecciones de otoño de 2024. También se comprometió a celebrar un referéndum para determinar la dirección de la política exterior del país, a pesar de reconocer que ya se han tomado importantes decisiones al respecto.

Las declaraciones de Sandu se produjeron poco después de las negociaciones entre Moldavia y la Unión Europea (UE). Mientras Moldavia prosigue su camino hacia la UE, el parlamento moldavo aprobó recientemente la estrategia de seguridad nacional del gobierno de Sandu. Estos últimos acontecimientos indican la alineación de Moldavia en la actual competición entre Rusia y Occidente.

Se revocó el estatus constitucional de neutralidad de Moldavia, y se etiquetó a Rusia como la principal amenaza. Además, Moldavia pretende retirarse totalmente de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), de la que es miembro.

El ex presidente moldavo y actual líder del Partido Socialista de la República de Moldavia, Igor Dodon, criticó las últimas declaraciones de Sandu. Afirmó que Sandu no ofrecía nada sustancial a los ciudadanos moldavos más allá de un referéndum destinado a salvarla de la caída política, y asoció el liderazgo de Sandu con la pobreza y la arrogancia.

Irina Vlah, ex líder de los turcos gagaúzos y nueva figura de la oposición, saludó la decisión de la UE de iniciar negociaciones sobre la integración europea de Moldavia como un balón de oxígeno de los líderes europeos. Anteriormente anunció la formación de una plataforma de oposición e instó a la población a actuar contra el gobierno central, alegando la disminución de la democracia y la confianza en el Estado.

Otra reacción a las declaraciones de Sandu vino de los turcos gagaúzos. El vicepresidente Viktor Petrov criticó las propuestas de Sandu sobre la integración europea y el referéndum, acusando al presidente de utilizar estas medidas en beneficio propio.

Petrov calificó la propuesta de referéndum como una estratagema de Sandu para explotar la integración europea con el fin de obtener ventajas políticas en las elecciones de 2024. Argumentó que la integración en la Unión Europea no beneficiaría significativamente al desarrollo económico ni al nivel de vida del país.

Además, Petrov condenó el enfoque de Sandu como dictatorial, sugiriendo que cualquier crítica contra su régimen autoritario se equipararía a la oposición a la integración europea. Expresó su escepticismo sobre la legalidad del referéndum, cuestionando si su fracaso alteraría la trayectoria de Moldavia hacia la integración europea.

Petrov afirmó que muchos de los problemas internos de Moldavia, como la mejora de las condiciones de trabajo, la lucha contra la corrupción y la modernización de las infraestructuras, podían abordarse de forma independiente, sin necesidad de adherirse a la Unión Europea. Por ello, cuestionó la necesidad de un referéndum para los ciudadanos moldavos.

Moldavia, que alberga dos regiones autónomas estrechamente alineadas con Rusia, sigue lidiando con tensiones no resueltas derivadas de la disolución de la Unión Soviética. Chisinau también se erige en punto focal de los esfuerzos estratégicos del Colectivo Occidental para cercar a Rusia, después de Ucrania.

Cuando se habla de la tensión entre Rusia y Occidente en Moldavia, Transnistria y Gagauzia suelen estar en primer plano. La crisis en Transnistria, región autónoma de Moldavia, comparte similitudes con los acontecimientos en la región de Donbás debido a sus lazos históricos con Rusia.

Transnistria declaró su independencia unilateral de Moldavia en 1992, poco después de la disolución de la URSS. Situada entre Moldavia y Ucrania, la región sólo es reconocida por Osetia del Sur, Abjasia y la República de Karabaj. Su creación es posterior al conflicto de la región de Donbás.

Las raíces de la crisis de Transnistria se remontan a la Revolución Soviética de 1917. Mientras que Moldavia se integró en Rumania antes de formar parte de la Unión Soviética, Transnistria permaneció bajo control soviético. A pesar del breve reencuentro de Moldavia con Rumania durante la Segunda Guerra Mundial, se reincorporó a la URSS tras la derrota del nazismo. Transnistria se convirtió en una región autónoma dentro de Moldavia tras su adhesión a la Unión Soviética.

Durante la disolución de la URSS, el gobierno de Moldavia se negó a participar en el referéndum de independencia de 1991, cuyo objetivo era preservar la unión. Aunque el 98,72% votó a favor de permanecer dentro de la unión, el gobierno de Moldavia consideró ilegítimos los resultados. Este desacuerdo provocó la guerra y la actual crisis en la región.

Un aspecto crucial de la cuestión de Transnistria es la presencia de grandes depósitos de armas en la región, vestigios de la época de la URSS.

La Región Autónoma de Gagauzia también atrae la atención del Occidente colectivo, y su establecimiento de la autonomía comparte paralelismos con Transnistria y Ucrania.

Durante la disolución de la URSS, los gagaúzos se enfrentaron a una oleada de nacionalismo prooccidental. Los eslóganes antigagaúzos de los nacionalistas moldavos, como "Maleta - Estación - Rusia", aumentaron las tensiones. Al igual que en la cuestión del Transnistria, persisten tensiones no resueltas entre el pueblo gagaúzo y el gobierno central moldavo, exacerbadas por las acciones de Rusia en Ucrania.

En los últimos años, el gobierno central ha tomado medidas contra la autonomía de los gagaúzos, como la confiscación de papeletas electorales, la votación para cambiar la lengua estatal del moldavo al rumano y la retención de los fondos de jubilación para los turcos gagaúzos. La presidenta de Gagauzia, Yevgeniya Gutsul, elegida legalmente, también ha sido excluida del gobierno.

La búsqueda de la integración europea por parte del gobierno central moldavo, unida a sus medidas anti-autonómicas contra Gagauzia y Transnistria, junto con la presión política sobre personas e instituciones percibidas como prorrusas, ha exacerbado las tensiones en la región. Esto ha hecho que Moldavia se convierta en un nuevo foco de atención similar a Ucrania, con indicios que apuntan a una escalada de las tensiones.

Las aspiraciones de Moldavia a la integración en la UE y la expansión de la OTAN conllevan implicaciones que podrían afectar negativamente al estatus de los turcos gagaúzos, junto a Transnistria. El mes pasado, Janis Mazeiks, embajador de la Unión Europea en Moldavia, señaló: "No es posible dialogar con la Presidenta hasta que quede claro a quién representa: al pueblo gagaúzo o a una criminal convicta". La declaración de Mazeiks subraya su postura, sobre todo teniendo en cuenta la afiliación de la ex dirigente de Gagauzia al partido prorruso Shor, actualmente sancionado.

Los turcos gagaúzos, cuya lengua y cultura se asemejan mucho a las nuestras, profesan creencias ortodoxas y poseen un fuerte sentimiento de identidad túrquica. No ven su futuro en Europa y consideran que los objetivos políticos declarados del gobierno central no son más que la prolongación de su propio mandato político. Por desgracia, los gagaúzos sólo suelen aparecer en el discurso público turco desde una perspectiva social y cultural.

Desde la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo ha utilizado la ideología del turquismo/turanismo como herramienta para desestabilizar a la URSS. Edil Marlis Uulu, Presidente del Congreso de los Pueblos Turcos, comparte esta observación y afirma: "El turanismo es un proyecto europeo urdido en los años sesenta y setenta con el objetivo de desmantelar la URSS". El pueblo gagaúzo, cuyo patrimonio cultural y lingüístico está en peligro junto con sus inclinaciones políticas, lucha por imponerse en el discurso turco sobre el turquismo. Esto se debe a que los dirigentes gagaúzos representan una identidad túrquica alineada con Rusia, con profundos lazos históricos y culturales con el mundo ruso.

Publicado originalmente por  noticiasbravas.com

 strategic-culture.su

 Commenter