02/04/2024 strategic-culture.su  5 min 🇪🇸 #246030

¿quién cree en Pinocho?

Eduardo Vasco

Mientras no existan pruebas irrefutables sobre los verdaderos responsables del atentado en Moscú, no se puede descartar ninguna posibilidad.

Escríbenos: infostrategic-culture.su

Quien analiza la geopolítica y la política internacional debe basarse en una desconfianza constante hacia todo y hacia todos. No hay que ser ingenuo y creer que en el mundo hay una lucha entre el bien y el mal, entre los buenos y los malos. Lo que hay son intereses nacionales, basados en los intereses de las clases sociales.

El atentado del día 22 en Moscú forma parte de esta lucha de intereses. Así se refleja en las versiones presentadas por el mismo hecho. Estados Unidos dijo que Ucrania no tuvo nada que ver con el ataque, incluso antes de que Rusia descubriera algo sobre lo sucedido. Evidentemente a los rusos, que como jugadores profesionales también desconfían de todo, les pareció muy extraña esta afirmación.

Más tarde, las agencias de noticias occidentales informaron de un anuncio que supuestamente había sido hecho por el Estado Islámico. "El ataque se produce en el contexto de una guerra violenta entre el Estado Islámico y los países que luchan contra el Islam", dice un comunicado atribuido a la agencia de noticias Amaq, propiedad del ISIS.

Toda la prensa monopolista ha utilizado esta declaración para decir que el Estado Islámico asumió la culpa del ataque "y ya está", en expresión de Matthew Miller, portavoz del Departamento de Estado. Como toda esta prensa la compra Estados Unidos, tampoco podemos creerlo. Es por eso que el gobierno estadounidense difunde sus mentiras, que sirvieron para justificar las peores barbaridades de las últimas décadas.

Estados Unidos mintió sobre los motivos que lo llevaron a ir a la guerra contra España para controlar Cuba, a finales del siglo XIX. Estados Unidos mintió para invadir México diez años después. Estados Unidos mintió para intervenir militarmente y bloquear a Rusia después de la revolución de 1917. Estados Unidos mintió para entrar en la Segunda Guerra Mundial y luego lanzar dos bombas atómicas sobre Japón. Estados Unidos mintió para llevar a cabo golpes militares en toda América Latina en la segunda mitad del siglo XX. Estados Unidos mintió al invadir Irak dos veces. Estados Unidos mintió para destruir Afganistán. Estados Unidos mintió para devastar Libia y matar a su líder. Estados Unidos mintió para bombardear Siria. Estados Unidos mintió para derrocar a Nicolás Maduro en Venezuela. Estados Unidos mintió para arrestar a Julian Assange.

Por tanto, no hay razón para creer lo que dicen el gobierno de Estados Unidos y sus medios de comunicación. Sobre nada, y mucho menos sobre acontecimientos relacionados con Rusia, su archirrival.

La mascota del imperialismo estadounidense debería dejar de ser el Tío Sam y dejar paso a Pinocho. Todos los observadores mínimamente atentos notaron que la nariz de EE.UU. aumentó un poco más de tamaño después de sus declaraciones sobre el ataque al Crocus City Hall.

Sin embargo, tampoco se puede creer realmente lo que dicen las autoridades rusas. Pero hasta ahora, son la fuente más confiable de esta historia. Siempre que se producen ataques, todo el mundo recurre a investigaciones oficiales. Cuando las autoridades estadounidenses dicen algo sobre un ataque a su territorio, toda la prensa da por sentadas sus palabras. La misma confianza se da a la información publicada por las autoridades europeas. Entonces, ¿por qué confiar menos en las autoridades rusas que en las occidentales?

Bueno, simplemente porque Rusia es un régimen autocrático dirigido por un tirano asesino. Solo por eso. La propaganda difundida por la industria de la mentira estadounidense también sirve para desacreditar y deslegitimar cualquier afirmación hecha por el gobierno ruso, tal como lo hace la propaganda israelí (difundida por la misma industria de la mentira estadounidense) contra Hamás y las estadísticas contabilizadas diariamente por su gobierno sobre el número de muertos en el genocidio en Gaza.

Si dejamos de lado los prejuicios resultantes de la propaganda estadounidense contra el gobierno ruso, veremos que lo que dicen sus autoridades tiene el mismo peso que las palabras de las autoridades occidentales cuando se producen ataques en Estados Unidos o Europa.

Pero en este caso, si no es posible confirmar que la verdad está del lado de los rusos, al menos la lógica sí lo está. Es ilógico que el ataque haya sido organizado por el Estado Islámico para sus propios intereses. El discurso que ataca a Rusia porque es enemigo del Islam es falaz, ya que Rusia es el principal aliado de los países musulmanes; por otro lado, ISIS no hizo absolutamente nada contra Israel, considerado unánimemente el gran enemigo del Islam, incluso después de seis meses de genocidio en Gaza.

Del mismo modo, uno debería sospechar de la reivindicación del ISIS por el ataque en Kerman, Irán, a principios de año, que ocurrió durante las celebraciones por el martirio del general Qassem Souleimani debido a un ataque estadounidense -ataque en Kerman que ocurrió en medio del genocidio en Gaza, que Israel comete bajo la excusa de luchar contra los "proxies" de Irán. La responsabilidad del Estado Islámico es ilógica: la lógica es que Israel y Estados Unidos están detrás de ese ataque.

Por otro lado, hay mucha lógica en Ucrania (con Estados Unidos detrás, que está a cargo de Kiev desde 2014) ordenando el ataque en Moscú. Esto es lo que Kiev viene haciendo desde hace diez años en Donbass contra la población de origen ruso. Esta es su táctica después de no ver ninguna posibilidad de victoria en el campo de batalla: el uso de drones para atacar edificios residenciales en Rusia es algo cotidiano desde hace aproximadamente un año y medio, mientras que se han llevado a cabo ataques en restaurantes y cafés para matar a figuras de apoyo al Kremlin.

Está demostrado que la CIA estimuló sentimientos fundamentalistas islámicos en las repúblicas de Asia Central para desmembrar la Unión Soviética, que apoyó a los muyahidines en Afganistán, luego los transportó a Bosnia y Kosovo para dividir Yugoslavia, creó el Estado Islámico para manipular la lucha armada en el Medio Oriente y la dirigió hacia el derrocamiento de los regímenes nacionalistas y luego, nuevamente, llevó combatientes de Asia occidental a Europa del Este, estacionándolos en Ucrania para luchar contra Rusia.

Por tanto, mientras no existan pruebas irrefutables sobre los verdaderos responsables del atentado en Moscú, no se puede descartar ninguna posibilidad. Especialmente si tenemos en cuenta la historia.

 strategic-culture.su

 Commenter