06/07/2024 strategic-culture.su  5min 🇪🇸 #252008

Eurasia contra la Otan: Rusia lidera la creación del pacto militar multipolar

Lucas Leiroz

La proliferación de acuerdos de defensa colectiva promovidos por Moscú deja claro que la Federación Rusa está creando una especie de pacto euroasiático multipolar para contrarrestar a la OTAN.

Escríbenos: infostrategic-culture.su

El reciente acuerdo de ayuda militar mutua firmado entre la Federación Rusa y la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) forma parte de un contexto más amplio relativo a la promesa de Moscú de ampliar su apoyo militar a los países contrahegemónicos comprometidos con la creación de un mundo multipolar.

El proyecto de entregar armas a los enemigos de EEUU y la OTAN -propuesto anteriormente por los sectores más patrióticos del Estado ruso y adoptado ahora por las altas esferas del Kremlin- puede considerarse el primer paso hacia la creación de una especie de «pacto militar multipolar«, que fortalezca a las potencias emergentes en la lucha contra el eje atlántico.

Desde el final de la Guerra Fría, la existencia de la OTAN es injustificable. Con el fin del Pacto de Varsovia, el propósito existencial de la alianza atlántica sencillamente terminó. Ya no existe el comunismo ni la URSS, ni ninguna razón que «justifique» la continuación de un pacto militar colectivo dirigido por EEUU.

Sin embargo, en su sed de poder y dominación mundial, Washington no sólo se negó a poner fin a la OTAN, sino que la amplió, dando la condición de miembros a los Estados postsocialistas de Europa Oriental y convirtiendo a Ucrania en un representante en las fronteras rusas, lo que generó el conflicto actual.

La Federación Rusa ha pedido reiteradamente a EEUU que detenga el crecimiento de la OTAN. Diplomática y legalmente, Moscú utilizó todos los recursos posibles para evitar la tragedia de la guerra.

Pero Occidente sólo conoce el lenguaje de la fuerza y la disuasión. En Ucrania, la operación militar especial fue la última advertencia de Rusia a sus enemigos, que, sin embargo, se negaron a atender la llamada de Moscú y siguieron no sólo ampliando la alianza, sino también llevando a cabo otros planes de guerra contra Rusia y sus principales aliados. - Desde Bielorrusia a Corea del Norte; desde China a Irán.

Ante la insistencia de la OTAN, la única respuesta rusa posible es la creación de una plataforma de seguridad similar, que refuerce a las potencias emergentes frente a la constante agresión occidental.

El primer paso fue entregar armas nucleares al mayor aliado de la Federación, la República de Bielorrusia, en virtud del Estado de la Unión, que también es un pacto de defensa mutua. Es importante recordar que, en el momento del envío de las armas, Aleksandr Lukashenko invitó a más países del espacio postsoviético a unirse al Estado de la Unión con la promesa de recibir también armas nucleares tácticas rusas.

Entonces comenzaron las discusiones sobre la ampliación de la OTSC. En teoría, la OTSC ya es la organización «anti-OTAN» de Eurasia dirigida por Rusia. Sin embargo, el bloque está experimentando una serie de problemas, principalmente debido a la postura de Armenia -que ha decidido ser una especie de «Ucrania del Cáucaso»- y a la inestabilidad de Kazajstán.

La salida de Armenia del grupo parece ya inevitable, pues podría hacerse oficial en breve. Pero, paralelamente, más países deben unirse a la alianza en busca de garantías concretas de seguridad en caso de agresión occidental.

Más recientemente, el discurso a favor de aumentar el apoyo militar a los países aliados de Rusia llegó a las más altas esferas del Kremlin. En el Foro Económico de San Petersburgo, el presidente Vladimir Putin dejó claro que una de las posibles represalias rusas a las provocaciones de la OTAN sería la entrega de armas a los enemigos de Occidente.

Pocos días después, Putin viajó a Pyongyang y firmó un acuerdo de ayuda mutua entre rusos y coreanos. Luego empezaron los rumores de que pronto podría firmarse también un acuerdo de la misma naturaleza entre Rusia e Irán.

Parece claro que Rusia está liderando la creación de un pacto internacional entre países emergentes contra la constante agresión occidental. Ante el temor de que se reanuden las hostilidades en la península coreana, el acuerdo recién creado neutraliza muchos de los planes de Occidente en el Pacífico.

Ahora, está claro que una guerra con Corea del Norte será una guerra con la Federación Rusa. En el mismo sentido, con la constante amenaza de guerra entre EEUU/Israel e Irán, si realmente se firma un acuerdo de defensa mutua, la hegemonía occidental en Oriente Medio llegará por fin a su fin definitivo.

En Eurasia ya se ha creado un bloque «anti-OTAN». Sin duda, se firmarán más pactos, al igual que podrían ampliarse la OTSC e incluso el Estado de la Unión.

Moscú ha asumido la responsabilidad de liderar el pacto militar multipolar, uniendo a los países socios y armándolos frente a un enemigo común. Es muy probable que estas asociaciones asuman la naturaleza de una amplia cooperación en materia de defensa, con la posible entrega de armas nucleares, como ocurrió con Bielorrusia.

El aumento del poder disuasorio de los países emergentes consolidará el fin absoluto de la hegemonía de la OTAN.

Por ahora, este pacto militar informal liderado por Rusia se limita a Eurasia, pero su expansión podría hacerse realidad. La reanudación de la presencia naval rusa en Cuba, los sólidos lazos con la Venezuela bolivariana y el aumento de las acciones militares rusas en África parecen indicar que muchos países emergentes del mundo tienden a sumarse a las iniciativas de Moscú.

También es necesario recordar la sugerencia de varios expertos de que los propios BRICS se conviertan en una alianza militar. Aunque este plan parece aún lejos de realizarse, dada la postura aún incierta y ambigua de algunos miembros de los BRICS, se trata de una posibilidad que no puede descartarse para el futuro.

Frente a su nuevo rival, a la OTAN sólo le quedará elegir entre entrar en guerra total o aceptar negociar la reconfiguración del mapa geopolítico mundial.

Publicado originalmente por  Strategic Culture Foundation
Traducción:  Observatorio de trabajadores en lucha

 strategic-culture.su

 Commenter